La ética crece de la mano de organismos iberoamericanos y se proyecta desde la empresa al mundo entero

Posted by | June 24, 2007 | RSE | No Comments

III Conferencia de responsabilidad social empresaria (RSE)

En Chile se realizó la III Conferencia de responsabilidad social empresaria auspiciada por el Banco Interamericano de Desarrollo. El tema se considera una faceta imprescindible en el desarrollo de cualquier empresa. Opinan expertas argentinas que asistieron a la reunión.

No es una moda pasajera y ya hace rato que dejó de ser una tendencia para transformarse en un pilar de las empresas, esta es la denominación que le cabe a la responsabilidad social empresaria (RSE). “Es un componente integral en la estrategia de un negocio y significa crear valor económico actuando ética y profesionalmente”, declaran las licenciadas Teresa Castillo y Laura Dellacasa, de la consultora Dellacasa Castillo, que brinda servicios de capacitación, diseño e implementación de acciones en RSE. Todo el esfuerzo confluye en una buena relación de la empresa con la sociedad y el fortalecimiento institucional.

El comentario surge no sólo desde una convicción que ya lleva años sino de la III Conferencia de responsabilidad social empresaria llevada a cabo en Chile, entre el 25 y 28 de setiembre próximo pasado, reunión a la que asistieron las expertas locales.

La RSE se aplica tanto en las organizaciones privadas como públicas, incluyendo las que no tienen fines de lucro.

Crear puentes

“Nuestra labor es crear puentes y generar capital social y valor económico dentro de la sociedad”, agregan Castillo y Dellacasa.

Históricamente, la empresa siempre tuvo los mismos fines, pero ha cambiado la perspectiva y el cuerpo filosófico-económico-conceptual del hacer y llevar a cabo los objetivos. A tal punto es trascendente que las consultoras no dudan en afirmar: “El desarrollo sustentable y sostenible del planeta está en la base de la responsabilidad empresaria social”.

Ya no se trata sólo de hacer buenos negocios sino también de cuidar el medio ambiente y promover todos los valores trascendentes del ser humano.

“En este esquema, está cada vez más claro que los responsables somos todos: la tríada comunidad-Estado-empresa debe asumir de manera solidaria la defensa de las ideas centrales a la vez que las líneas de acción; también marcar el punto de inflexión en una sociedad capitalista y de libre mercado que procura superar las desigualdades e inequidades”, amplían Castillo y Dellacasa.

Las consultoras agregan que los lineamientos de responsabilidad social deben salir del corazón de la empresa, desde el gerente general o los directivos hacia los empleados en un primer paso que se extiende luego a toda la sociedad.

Argentina rezagada

En Latinoamérica la RSE avanza a paso firme, aunque la Argentina se muestre rezagada. Prueba de ello es que a la III Conferencia de Responsabilidad Social Empresaria realizada en Chile asistieron sólo dos empresas dedicadas a esta labor.

El próximo encuentro se hará en Brasil, siempre con el Banco Interamericano de Desarrollo como promotor y organizador de las actividades. Como dato vale destacar que hay 265 empresas argentinas adheridas al Pacto Global del Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD) que suscribieron un compromiso cívico-corporativo. Esto es ni más ni menos que la promesa de encarar una nueva forma de pensar y actuar en los negocios, especialmente con una buena ciudadanía corporativa. El número de empresas argentina puede ser trascendente si se toma en cuenta el total mundial que asciende a 2.337.
Una consultora como la de Castillo-Dellacasa entrenan al personal de una empresa, cualquiera que sea la envergadura de esta ya que el compromiso de cuidar los valores esenciales del planeta impacta sobre todos.

Explican, “La responsabilidad avanza sobre un esquema múltiple y complejo que entrelaza a la empresa con el gobierno, la sociedad civil, los consumidores, los empleados, los mercados financieros y los medios de comunicación, superando intereses particulares o sectarios. Es un nuevo paradigma que ofrece un giro en la visión empresaria hacia la sociedad que se avizore en un mundo de desarrollo sustentable”.

Se engaña, opinan las expertas, quien piense que no hay oportunidades de negocios cien por ciento éticos. Esto vale especialmente para la Argentina en donde, según la encuesta de RSE elaborada por la Universidad de San Andres y Gallup, la cultura de la responsabilidad social proviene de las empresas multinacionales, con conceptos incorporados desde la alta gerencia hasta el último empleado en la línea de producción.

Leave a Reply

Your email address will not be published.